Hacemos caligrafía a mano, aplicada a cualquier soporte.

¡Y cuánto nos calma hacer caligrafía!

CALIGRAFÍA UNCIAL


La uncial es una letra de excepcional poder evocador que ejemplifica, una vez más, la dimensión mágica de toda escritura. Símbolo perfecto de su época, cautiva la mirada aún en la actualidad. Es una escritura preciosista, fruto de un lujo netamente definido en el tiempo, que estaba condenada a la esterilidad. En una época en la que el Imperio romano se desintegraba bajo la presión de los pueblos bárbaros, la uncial floreció protegida del tumulto en el seno de los monasterios, únicos lugares que ofrecían a los copistas un entorno de paz y de recogimiento. Así, la uncial se convirtió en la escritura monástica románica por excelencia.

CALIGRAFÍA ITÁLICA O CANCILLERESCA


La caligrafía cancilleresca procede directamente de la letra de los breves apostólicos y en un principio su uso era exclusivo de la cancillería vaticana. Sin embargo, gracias a su simplicidad y elegancia, pronto se impuso en las secretarías principescas y en los ambientes intelectuales, que la imitaron y embellecieron con arabescos de su gusto. La cancilleresca pura del Vaticano, por su parte, ofrece el aspecto de una escritura de forma, limpia y desprovista de florituras, aunque fue en Venecia, en 1500, donde Francesco Griffo grabó por cuenta de Aldo Manucio la primera itálica.

CALIGRAFÍA GÓTICA


Todo parece indicar que el movimiento decisivo que condujo a la caligrafía gótica tuvo lugar en la Francia septentrional, más exactamente en el reino anglonormando. Se realiza con una pluma biselada a la izquierda, instrumento que da lugar a una forma quebrada, con lo que la distribución de gruesos y perfiles produce una impresión de angulosidad. Aunque, ciertamente, no fue éste el único factor que determinó dicha formación: el desarrollo de las universidades, la creciente cantidad de textos, la aceleración del ritmo de la escritura y la escasez de pergamino fueron otros aspectos que tuvieron su influencia en este proceso. Y sin duda, a estos fenómenos debemos añadir igualmente la búsqueda de una nueva estética. Como muy oportunamente señala Charles Higounet, “la coincidencia entre el apuntamiento de la escritura y la generalización en arquitectura del arco apuntado es demasiado llamativa para considerarla completamente fortuita”.

CALIGRAFÍA INGLESA O COPPERPLATE


Aunque de grafía ligera, ágil y delicada, la letra inglesa no goza de una aceptación unánime, especialmente entre los historiadores de la escritura. Fue tan denigrada por los ingleses que se vio tachada unas veces de escritura débil y banal y otras de insípida y carente de personalidad. Los detractores ingleses la bautizaron como copperplate, que significa “plancha de cobre”, insinuando con ello que únicamente podía ser una creación de grabadores, lo cual no es cierto. La escritura inglesa que conocemos no es fruto de una creación, sino más bien el resultado de una adaptación progresiva a partir del modelo de la bastarda italiana. La letra inglesa es la letra de la Revolución Industrial. A fines del XVIII se difundió por todos los países. Así, la letra inglesa, copiada y adaptada, triunfó en todos los ámbitos y sobre todo tipo de soporte, y la aparición de los carteles y las vallas publicitarias de la gran industria la puso en un lugar preeminente.

CALIGRAFÍA CON PINCEL


El pincel es uno de los instrumentos de caligrafía primitivos. Puede hacerse casi cualquier tipo de caligrafía con pincel, aunque nosotros solemos aplicar rasgos de la caligrafía itálica y de la inglesa en los sobres de boda.

LETTERING


Existe una diferencia fundamental entre la caligrafía y el lettering. Caligrafía es ejecutar letras de un solo trazo y lettering dibujar letras en más de uno.