Partiendo de una concepción humanista, el equipo del Martillo aúna caligrafía, ilustración y obra gráfica.
Pero… ¿qué es la obra gráfica? Una obra gráfica es el resultado de la estampación de una obra de arte, una serie limitada y reproducida de la misma. Así que la obra gráfica posee una lectura y una finalidad artística.
La obra gráfica es una rica disciplina artística desarrollada a lo largo de la Historia del Arte por artistas como Durero, Picasso o Goya. De este modo, los artistas trabajan una imagen sobre una superficie rígida que se llama matriz y que puede estar constituida por diversos materiales: madera, linóleo, cobre, metacrilato, … Esta matriz se trabaja, se entinta y se estampa en el soporte elegido (papel, por ejemplo), extrayendo del proceso una tirada concreta de la obra de arte. Una vez terminado, la matriz se destruye, imposibilitando una reproducción futura y constituyendo, por tanto, una obra exclusiva.
En ~Un martillo de cristal es feo~ aplicamos la obra gráfica a las invitaciones de boda, para que puedas regalar a tus invitados, no sólo una invitación bella, sino una obra artística valorada per se.
Desde ese momento, el estudio del Martillo se convierte en taller y el taller en estudio, donde creamos, producimos y hacemos realidad tus invitaciones, las tuyas, las que has soñado. En nuestro taller de estampación artesanal serigrafiamos y producimos manualmente los diseños de nuestros clientes adaptándolos a sus necesidades y creando productos de edición limitada.

¿Qué es la serigrafía?
Su origen se puede remontar a la prehistoria con la técnica del estarcido, una técnica muy primitiva que consiste en la reproducción en serie de un diseño previo mediante una plantilla. Buen ejemplo de esta técnica es la Cueva de las Manos en la Patagonia argentina.
Debemos remontarnos al año 1000 a.C. para encontrar los primeros indicios de la serigrafía como tal en Japón y China. Debemos a Marco Polo su introducción en Occidente, el veneciano que debe su fama al hecho de haber sido el primer viajero occidental que llegó a regiones del continente asiático y que no habían sido visitadas por europeos antes que él, y sobre todo, porque fue el primero que dejó un relato escrito de los lugares que visitó. Podemos encontrar también indicios de la serigrafía en Oriente (China y Japón) allá por el 1000 a.C.

En la actualidad, la serigrafía se conoce como el proceso a través del cual se crea un clisé, una imagen en una pantalla a través de la yuxtaposición de zonas obturadas y zonas libres de emulsión. Para la producción de pantallas de serigrafía se han utilizado materiales tan dispares como cabellos, hilos de seda, resina sintética y nylon.
Con el Pop Art la serigrafía conoce un importante auge, a partir de lo cual comienza a utilizarse la repetición como recurso gráfico. Banksy, el seudónimo del prolífico artista del Street Art británico es un ejemplo de artista que utiliza esta técnica.

Minutas-en-tela-con-caligrafia

¿Quiéres darle a tu producto un aire handmade?